0248-5210096

La tormenta está clasificada como un huracán de categoría 2

Fuente: www.elorientaldemonagas.com

(Waka Noticias. Puerto Ayacucho, 07/09/2019).- El huracán Dorian golpeaba el sureste de Estados Unidos con fuertes vientos y lluvias torrenciales en su camino rumbo a Carolina del Norte, luego de haber arrasado las islas Bahamas, donde dejó al menos 30 muertos y miles de personas sin hogar.

Según el último informe del Centro Nacional de Huracanes (NHC), divulgado a las 20H00 locales (0H00 GMT), el ojo del huracán, con vientos que alcanzan los 160 km/h, se ubicaba a unos 50 km de Cape Fear, en Carolina del Norte.

La monstruosa tormenta, que está clasificada como un huracán de categoría 2, avanza lentamente en dirección noreste a unos 17 km/h y desató varios tornados en el sureste estadounidense de los que no se reportaron víctimas. “Sabemos que nos espera una larga noche y que estaremos deseosos de ver el sol por la mañana”, dijo Roy Cooper, gobernador de Carolina del Norte.

Residentes de la costa de Carolina del Norte acataron las órdenes de evacuación mientras otros protegieron sus hogares con tablones y se preparaban para enfrentar la tormenta.

El estado de Florida salió en gran medida ileso del paso de Dorian. “Tuvimos suerte en Florida. Mucha, mucha suerte de hecho”, dijo el presidente Donald Trump.

Pero el archipiélago de Bahamas, a solo 80 km de la costa de la Florida, es un paisaje desolador. Varias naciones se sumaron a los esfuerzos de rescate para las miles de víctimas de Dorian en las islas Ábaco y Gran Bahama, en el norte del archipiélago.

Dorian soplaba con intensidad de categoría 5 cuando se instaló durante casi dos días sobre el norte de las Bahamas, donde dejó una destrucción inimaginable. Un equipo que sobrevoló el pueblo de Marsh Harbour vio escenas de daños catastróficos, cientos de casas destruidas hasta los cimientos, coches volcados, campos enteros de escombros e inundaciones generalizadas.

Se pudo observar como un equipo de personas que llevaban máscaras y trajes protectores blancos cargaban cadáveres en bolsas verdes sobre la plataforma de un camión. Algunos residentes, aún aturdidos por la tormenta, habían salido a las calles arrastrando sus maletas con sus posesiones más valiosas.

La extensión del daño en Bahamas comenzaba a conocerse, a medida que los equipos de socorro lograban recorrer el área para rescatar sobrevivientes y llevar ayuda a las víctimas. Naciones Unidas advirtió que unas 70.000 personas que están en Bahamas necesitan “ayuda inmediata”.

El secretario general adjunto para Asuntos Humanitarios de la ONU, Mark Lowcock, dijo después de reunirse con el primer ministro de Bahamas, Hubert Minnis, que se necesitan con urgencia refugios, agua potable, alimentos y medicinas para unas 50.000 personas en la isla Gran Bahama y para entre 15.000 y 20.000 en Gran Ábaco.

Luoly CA