0248-5210096

Por: Juan Carlos Mendoza, Prensa Waka Noticias Web

(Waka Noticias. Puerto Ayacucho, 08/07/2020).- El constante incremento de precios de los productos de la cesta básica y la pandemia del Covid-19 que azota al país y que restringe al estado Amazonas por ser zona fronteriza con Colombia y Brasil, este último en el primer lugar de número de contagios y muertes por coronavirus en Suramérica, mantiene a los habitantes de esta entidad en una constante lucha y zozobra diaria, sobre qué hacer con el poco dinero que ingresa a los bolsillos de los amazonenses y que se puede comprar con esa cantidad para alimentar a una familia, cuando el salario mínimo integral es de apenas 800.000 bolívares mensuales, una situación que hace sumamente difícil para sobrellevar en esta cuarentena.

Hace poco más de un mes fueron establecidos precios de 27 rubros alimenticios por parte del gobierno nacional, sin embargo, estas medidas de “protección al pueblo” una vez más murieron en el intento, pudiendo constatar como el sueldo ha quedado minimizado ante los elevados precios de los alimentos.

Es así como en un recorrido del equipo periodístico de Waka Noticias por los principales mercados de Puerto Ayacucho, se pudo constatar que los precios de los alimentos todas las semanas reciben un incremento, en muchos de los casos, mientras que el aumento en otros productos, se actualizan casi que a diario. Es así como fueron consultados los precios de algunos de ellos logrando observar que un cartón de huevos supera los 650.000 bolívares, el kilo de queso blanco se consigue en 680.000 bolívares, el kilo de carne en 750.000, hígado de res 550.000 y lo más solicitado, según algunos carniceros de estos comercios son las patas de pollo que su valor es de 450 mil bolívares el kilo, además de la molleja en 380.000, todos estos precios a través del punto de venta, pago móvil y el sistema biopago.

De igual forma se pudo constatar que en cuanto a los vegetales y frutas, lo más buscado por los consumidores amazonenses es la yuca que, por las diferentes plataformas tecnológicas para el pago, su venta es de 80.000 bolívares por kilo, el cambur 100.000, mientras que el tomate, la cebolla y el plátano se ubican en 140.000 bolívares, esto sin mencionar los precios de los otros tantos rubros que se deberían complementar en la dieta del venezolano y sobre todo del amazonense, que no los consumen por su alto valor de los precios en bolívares.

En cuanto a la mercancía seca, los llamados carbohidratos, tenemos que la harina de maíz precocida está en 240.000 bolívares, pasta larga y corta 350.000, arroz 210.000, azúcar 220.000, café en su presentación de 250 gramos se consigue en 350.000, los lácteos como la leche en polvo de 400 gramos en 750.000, mantequilla de 250 gramos 250.000 bolívares, mientras que el litro de aceite su precio puede rondar los 380.000.

Entre tanto el precio de los productos autóctonos del estado Amazonas, tenemos que el kilo de mañoco y el casabe se ubica en Bs. 200.000, mientras que el pescado el de menor valor, la payarita, se consigue por kilo en 220.000, el bocachico 250.000, bagre 300.000, todos estos precios a través del punto de venta, ya que en efectivo su precio tiene un costo de al menos un 20% de diferencia.

Ante esta oleada de “desesperación” del pueblo amazonense por lo costoso de los alimentos y la crisis social que se vive en la región por la cuarentena ante la llegada del Covid-19, el dinero que percibe el pueblo venezolano se vuelve “sal y agua” cuando se va a comprar comida, eso sin contar lo difícil de conseguir dinero en efectivo hoy en día, aun cuando el gobierno nacional realiza jornadas de flexibilización del llamado plan 7+7 y que permite poder ingresar a las entidades bancarias, de tener suerte, al menos una vez cada quince días.