0248-5210096

empanadasnegro2.jpg

Fuente: www.talcualdigital.com

(Waka Noticias. Puerto Ayacucho, 30/01/2020).- “A mi hijo lo sacaron con vida de la casa”, dijo Carmen Vásquez, madre de Giovanny José Vásquez González, quien murió en manos de integrantes de las Fuerzas de Acciones Especiales en el barrio Unión de Barquisimeto, el 11 de septiembre de 2019, según reportó el diario El Informador, en su página web.

“Mandaron a Jefferson a correr, mi hijo llegó a la esquina y yo le dije: ‘corre lo más que tú puedas’ para que no lo alcanzaran”. Acto seguido se escuchó un disparo. “Hicieron cuatro detonaciones y le pegaron una sola en el pecho, del lado del corazón”, lamentó Zaida Pastora Blanco, madre de José de los Santos Castillo Blanco, de 18 años, a quien las FAES dieron muerte en la comunidad Andrés Eloy Blanco de Calabozo, municipio Miranda del estado Guárico, la madrugada del lunes 26 de agosto, según reseñó El Pitazo.

Estos dos relatos dan cuenta de parte de la actuación, durante el año 2019, de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), cuerpo de élite de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), y responsable de la muerte de 1.231 personas en 877 presuntos enfrentamientos que ocurrieron en Venezuela durante 2019. En esos supuestos encuentros, también murieron dos integrantes de este cuerpo y 8 agentes policiales fueron heridos. Asimismo, hubo nueve ciudadanos heridos.

Los datos fueron recogidos a lo largo de 2019 en diversos medios de comunicación que dieron cuenta de las actuaciones de este cuerpo policial en 23 de los 24 estados del país. Solo en Amazonas no hubo muertos a manos de las FAES, siendo el Distrito Capital, Aragua, Lara, Miranda y Zulia, las entidades donde su actuación fue más letal.

Las acciones de este cuerpo especial de la Policía Nacional Bolivariana no pasaron inadvertidas para la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien hizo denuncia en el mes de julio de 2019. También llamaron la atención de la mayoría de las ONG defensoras de los DDHH que trabajan en el país. Sin embargo, ni el defensor del Pueblo ni el fiscal general, ambos impuestos por la ilegal Constituyente, se pronunciaron sobre las denuncias de abuso y ejecuciones extrajudiciales que se hicieron contra las FAES.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas le dedicó un capítulo completo de su informe a las actuaciones de este cuerpo policial, destacando Bachelet que “la actuación de las FAES en el contexto de operaciones policiales ha dejado una gran cantidad de presuntas ejecuciones extrajudiciales, lo que podría ser considerado como una forma de control social de la población vulnerable”.

Para Provea, la actuación de las FAES es una mala noticia para las poblaciones más vulnerables, afirmó en su oportunidad Rafael Uzcátegui, director de esta ONG defensora de los DDHH, mientras que Marino Alvarado, directivo de esa ONG -en declaraciones dadas a La Prensa de Lara, señaló que “las FAES es un grupo de exterminio de Maduro, un grupo delictivo del Estado que actúa bajo su orden con complicidad de la Defensoría del Pueblo y el Ministerio Público”.

Por su parte, la ONG Prouirus señaló que las FAES tienen 16 mecanismos para justificar las ejecuciones extrajudiciales. Agregaron que “la brutalidad policial tiene un impacto diferenciado en mujeres y en niños, niñas y adolescentes. Las viudas deben asumir la carga del sostén económico de la familia y la canalización de los duelos. Entre enero y septiembre de 2019, 301 niños, niñas y adolescentes han quedado huérfanos por las presuntas ejecuciones extrajudiciales de sus padres”.

Hay que destacar que la abrumadora mayoría de los muertos por las FAES son hombres, que la edad promedio -de las personas que se pudo conocer sus edad- fue de algo más de 27 años. En casi la mitad de los casos, las informaciones recabadas daban cuenta de que las personas heridas fueron trasladadas a los hospitales, pero ninguna logró sobrevivir, lo que demuestra que los policías dispararon a matar.

La capital del país, en sus cinco municipios, fue escenario de los supuestos enfrentamientos, destacando que en sus barriadas fue donde las FAES protagonizó la casi totalidad de las refriegas. El municipio Libertador de Caracas fue donde se produjo el mayor número de muertes, seguido por la capital del estado Lara. El tercer lugar, lo ocupa el municipio Sucre del Distrito Capital, siendo Petare la zona donde cayó el mayor número de personas.

Entre los 10 municipios donde las FAES produjeron más muertes hay cinco capitales de estado, donde destaca Maracaibo, la segunda urbe en población en Venezuela.