0248-5210096

pastorasfilafdden.jpg

Detenidas pastoras evangélicas que obligaban a sus fieles a vender sus inmuebles para ofrendárselos.

Además, según el informe policial, este grupo de pastores convencían a sus seguidores de que sus hijos dejaran la escuela y los incitaban a vender productos de una panificadora de la iglesia.

Operación Filadelfia

Una banda de pastores evangélicos, que obligaba a sus fieles a vender sus viviendas para irse a vivir hacinados en una especie de convento y les exigía trabajar sin ningún tipo de remuneración, fue desbaratada luego de varios allanamientos realizados en Buenos Aires, Argentina. 

Los pastores tenían innumerables cantidades de casas en su propiedad y vivían de forma lujosa.

Los operativos estuvieron a cargo de la División Trata de Personas, perteneciente a la Superintendencia de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de la Policía de la Provincia, quienes apresaron a 26 personas, entre ellas, la presunta líder conocida como “Tía Eva” y su segunda, llamada “La jefa”.

La investigación que permitió desmantelar a este grupo delictivo comenzó en diciembre pasado luego de una denuncia radicada por una joven de 24 años. Según ella, cuando era adolescente y vivía con sus padres, estos fueron captados por miembros de un templo evangélico conocido como “Filadelfia” hasta que los líderes de esta iglesia, bajo supuestas órdenes de Dios, los convencieron de vender su propiedad y entregarles el dinero.

Luego, se mudaron junto con otros miembros de la congregación en una especie de casa de retiro, donde no podían tener contacto con el resto de sus familiares o amigos. Ella y sus padres trabajaron en la panificadora de la iglesia. Los hijos de los creyentes eran casados entre ellos y sufrían de manipulaciones mentales.

La policía actuó y descubrió que todo lo que la adolescente relató era cierto y seguía ocurriendo, además, indican que las pastoras maltrataban física y psicológicamente a los fieles y que le daban un mínimo de alimentos para subsistir. Los niños laboraban y eran abusados, las mujeres también y los hombres eran obligados a hacer trabajos de albañilería.

Descubrieron que la “Tía Eva” como le llamaban a la pastora principal, era la cabecilla de todo el movimiento. "Por el momento hay al menos 12 hechos comprobados de reducción a la servidumbre, incluso una de las personas dormía a los pies de la cama para asistirla en todo momento, pero no descartamos que se sumen más casos", dijo uno de los investigadores.

Debido a ello, se realizaron 10 allanamientos en esos sitios y otros puntos, donde fueron apresadas 26 personas, 13 hombres y 13 mujeres mayores de edad; y se incautaron casi 40 mil dólares y más de 1 millón de pesos argentinos. Se incautaron 17 vehículos, alhajas de oro, 46 teléfonos celulares, 57 tarjetas de crédito, notebooks, computadoras, pen drives, y otros elementos de interés para la causa.

dineroargentino.png

Fuente soy502.com

Tu mejor estilo en Puerto  Ayacucho