0248-5210096

xxInformeBacheletxx.jpg

(Waka Noticias. Puerto Ayacucho, 12/07/2019).- En el numeral 10 del Informe Bachelet nos encontramos con esta expresión: “La población venezolana está afrontando muy diversas e interrelacionadas violaciones de sus derechos económicos y sociales”, eso se nota a leguas. Vamos a realizar un análisis sobre los derechos sociales y económicos de los venezolanos en Amazonas.

 

COMENCEMOS POR RECONOCER LA SITUACIÓN QUE SE VIVE

Tenemos un salario mínimo que no alcanza para nada, una moneda que ya perdió su valor y que aquí en la frontera del sur (Estado Amazonas) funcionan otras monedas, tales como el peso colombiano y el dólar americano. El bolívar está quedando solo para las transacciones por punto de venta o algunos negocios que lo siguen aceptando. El dinero en efectivo que dan los bancos de Puerto Ayacucho no alcanza ni para comprar un kilo de arroz. Imagínese como se traduce eso en hambre y miseria.

Solo te dan una miseria de dinero una vez a la semana según la cédula de identidad. Pero lo más grave es que esa medida solo es en Amazonas, porque en Caracas, hay límites más altos para sacar dinero y no hay restricciones de días. Lo que indica dos cosas: que estamos en presencia de una discriminación territorial y por otro lado de una violación de los derechos sociales, los de las familias y los económicos de los pobladores del Estado Amazonas.

Leamos lo que dice nuestra Constitución (1999) en el Capítulo V: de los Derechos Sociales y de las Familias

Artículo 91. Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. Se garantizará el pago de igual salario por igual trabajo y se fijará la participación que debe corresponder a los trabajadores y trabajadoras en el beneficio de la empresa. El salario es inembargable y se pagará periódica y oportunamente en moneda de curso legal, salvo la excepción de la obligación alimentaria, de conformidad con las ley.

El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica. La Ley establecerá la forma y el procedimiento.

¿Por qué hay una violación de estos derechos?

En la práctica, todos saben que tenemos un salario mínimo de 40 mil bolívares. Díganme ustedes señores lectores ¿para qué alcanza eso? Al respecto el Informe Bachelet dice lo siguiente en el numeral 11: A pesar de que el Gobierno ha decretado varios aumentos en el salario mínimo, su poder adquisitivo ha disminuido hasta el punto de que ya no se le puede considerar como un salario de subsistencia. En abril de 2019, el salario mínimo, que ascendía al equivalente de unos siete dólares estadounidenses al mes, cubría únicamente el 4,7% de la canasta básica de alimentos. Pese a algunos subsidios generales del Gobierno, las personas entrevistadas por la ACNUDH manifestaron su preocupación respecto de que los ingresos mensuales de sus familias eran insuficientes para cubrir sus necesidades básicas y que solo daban para adquirir aproximadamente cuatro días de comida por mes.

MÁS CLARO NO CANTA UN GALLO

Las familias de Venezuela señalaron que los famosos 40 mil bolívares de salario mínimo no alcanzan para nada. Por lo tanto la pobreza crítica en Venezuela ha ido en aumento y no hay políticas para frenarlas.

En cuanto a la metodología de recolección de datos que tanto es criticado por funcionarios gubernamentales, déjenme decirles que fueron entrevistas de campo y fue el pueblo venezolano quien registró esta situación. Recuerden que en marzo vino una Comisión de la Ofina de Bachelet, quienes permanecieron varios días en el país, visitando cárceles, hospitales y levantando estas entrevistas.

ASÍ ES LA REALIDAD QUE CORRESPONDE A LA PARTE DE LOS DERECHOS SOCIALES Y ECONÓMICOS DE LOS VENEZOLANOS QUE VIVEN EN ESTA DÍFICIL ZONA: LA AMAZONÍA VENEZOLANA, LA CUAL ES LA MISMA REALIDAD EN TODA LA GEOGRAFÍA DE VENEZUELA.

Por: Juan Noguera

CNP: 22732

Iniciar sesión