0248-5210096

EPITAFIOS PARA DESPUÉS…


Un espíritu inquieto y crítico me hizo la observación que escribía sobre gente muerta para decir que habían sido buenas. No siempre es así, también suelo escribir sobre gente viva que quisiera muertas porque son muy malas, perversas o asesinas. El asunto es que vivimos en tiempo de guerra y olvidos; es decir, de muertos, tumbas anónimas y fosas comunes (muertos desconocidos). Por eso estas crónicas y epitafios: para que después vengan los historiadores y acomoden – a vivos y muertos- en su justo lugar.

EL GIGANTE DEL COLEGIO PIO XI…
A finales de la década del 70 no se conoció a nadie más grande y pesado en el Colegio Pio XI de Puerto Ayacucho que al estudiante “Pepa e Guama”. Así le decían todos aunque su nombre era Domingo Martinez, y año después también se conoció que era “Pepeguama”, el sobrenombre cariñoso para sus amigos y familiares. Hizo toda la primaria en el Colegio. Y todos los días jóvenes y niños de los otros salones se llegaban hasta el 3er grado para verlo; solo levantarse para ir a la pizarra era un motivo de asombro, después verlo caminar, comer y hasta Jugar ya era Gulliver en Lilipú. Con seguridad no superaba los 2 metros de alto ni lo 100 kgs de peso, pero como la mayoría de los estudiantes del Pio XI eran “indiecitos” con 1.25 mts y 35 kgrs el más desarrollado, “Pepa e’ Guama” era un gigante.

Después que terminó sus estudios, “Pepeguama” siguió siendo un gigante. Aunque eso no lo acomplejó ni lo hizo abusar de su condición. Muchos iban al estadio de Béisbol para verlo jugar en Primera base y de 4to bate. Era muy buen bateador, aunque nunca llegó a conectar un jonron; porque no existía la cerca límite y por más lejos que mandara la bola siempre era un hit. La gente se divertía verlo correr las bases a cámara lenta, mientras los jardineros buscaban la pelota entre los matorrales. Después se puso serio, empezó a tomar cerveza y se metió a piloto de su avioneta.

UN HALCÓN DEL LLANO…
A finales de julio de 2020 se conoció por las redes
Sociales ( whatsApp y Facebook) que Domingo Martinez, “Pepeguama”, murió de un infarto al corazón en el Estado Apure. Curiosidad de la vida, en mayo – dos meses atrás -se reportó la muerte de otro piloto de Amazonas: Junior J. Seguías, por la misma causa, infarto. Pocos saben que Domingo Martinez (Pepeguama) tenía el rango de capitán entre “Los Halcones de Amazonas”, cuando decidió no seguir volando en la Tierra Mágica, motivado a un accidente donde se cayó su avioneta cuando cubría la ruta Ayacucho-Manapiare; se trancó la hélice pero logró dejarse caer sobre la copa de los árboles entre montañas. Después de 5 días lograron subir a un cerro de piedra de donde fueron rescatados. Se dice que “Pepeguama “ entendió el mensaje y se fue a volar al llano, entre Maracay, Barinas, Portuguesa y Apure. Pero allí los halcones no mueren en las alturas sino en tierra, sobre la sabana. Incluso los gigantes se desploman con más estruendo.

Por Liborio Guarulla

OPINIÓN

CRONOAMAZONIA HA MUERTO EL TIGRE

CRONOAMAZONIA HA MUERTO EL TIGRE

  NO ES EL CUNAGUARO...Dicen que un tigre se comía a los perros en Puente Cataniapo, y lo mataron. Lo pusieron al lado del perro muerto lo fotografiaron y lo...

El Oráculo del Shaman la cuarentena

EL ORÁCULO DEL SHAMÁN LA CUARENTENA DESDE EL PRINCIPIO...

Rojas: entre la crisis y desorden económico viven los amazonenses

Rojas: entre la crisis y desorden económico viven los amazonenses

Entre la crisis y desorden económico vivimos los venezolanos y en especial los amazonenses ya todo el mundo sabe que diariamente vivimos en hiperinflación, los precios aumentan, según el rubro,...

Corrupción hundió al país en catástrofe humanitaria

Corrupción hundió al país en catástrofe humanitaria

Cada día amanecemos con nuevas y vergonzosas noticias de corrupción, frente a un gobierno sin voluntad política para enfrentar a sus propios partidarios y militantes de la oposición que impunemente...

“Chávez entregó su vida a este pueblo para que algunos sientan que ahora pueden traicionar la Revolución”

“Chávez entregó su vida a este pueblo para que algunos sientan que ahora pueden traicionar la Revolución”

Esta reflexión, de alguien que no mencionaré, es una verdad gigantesca y es parte de la tragedia que está viviendo nuestro país.