0248-5210096

Fuente: www.informe21.com

(Waka Noticias. Puerto Ayacucho, 07/04/2020).- La actividad humana y de las grandes industrias es la responsable del calentamiento global y de sus consecuencias. Las acciones individuales, esas que no están vinculadas a otras acciones individuales o a iniciativas de mayor escala (local, regional o global), definitivamente no solucionan un problema tan grande como éste.

Sin embargo, sí hay acciones que podemos hacer de manera individual que pueden tener un impacto positivo en nuestras comunidades.

  • En la cocina. Aprovecha las “sobras”

Cuando se trata de frutas y verduras, solemos ocupar casi toda la pieza. Este tipo de sobras son las que a primera vista son más fáciles de utilizar. Hay maneras muy creativas de aprovechar las sobras de comida. Por ejemplo, el pan duro. Los pedazos de pan duro pueden servir como crutones instantáneos si los sazonamos con un poco de aceite de oliva y ajo. O se pueden triturar en la licuadora para empanizar o para espolvorear encima de una pasta. El agua que se usó para hervir los garbanzos puede funcionar para preparar mayonesa vegana.

  • Los residuos orgánicos que no utilizas se pueden convertir en composta. Planea tus comidas

Si planeas con anticipación tus comidas de la semana, no sólo vas a ahorrar dinero, sino que generarás menos residuos. Así compras sólo las cantidades necesarias, evitando que la comida se eche a perder y termine en la basura.

  • Procura comprar productos locales

Entre más pequeña sea la cadena alimenticia, menos residuos se generan desde el lugar de producción hasta tu cocina.

  • Limpia la estufa

Los quemadores que tienen acumulada suciedad, consumen 10% más combustible.

  • Reducción de contenedores

Lleva tus propias bolsas de tela o de redes para comprar frutas y verduras. También considera comprar a granel, para esto puedes usar los envases de vidrio de otros productos que hayas comprado.

  • Limpieza en casa. Reduce las cargas de lavado

La mayor parte de la carga medioambiental sucede una vez que ya compramos ropa. El mayor gasto energía se lleva a cabo cuando lavamos y secamos la ropa. Una muy buena manera de ahorrar agua y electricidad es enfocarse en lavar a mano únicamente las pequeñas manchas de la ropa, y neutralizando los olores para poder usar una prenda más de una vez. Para neutralizar olores haz una mezcla de agua con vodka y vacíala en un atomizador.

  • Higiene personal libre de plástico

Existen ya muchas opciones para comprar shampú y acondicionador en barras. Ya sea que lo compres directamente con un productor local o decidas hacerlo tú mismo. Otra muy buena opción con tu bolsillo y el medio ambiente, es la transición al uso de la copa menstrual, en lugar de usar toallas y tampones. Deshazte de los desechables. Por ejemplo, de los hisopos o de los pads para desmaquillarte. Para desmaquillarte existe la opción de comprar toallitas de tela lavables y reutilizables. También ya hay hisopos de silicón, lo único que tienes que hacer es lavarlos con jabón neutro después de cada uso.

  • En tu clóset

Desuscríbete de las listas de correos electrónicos de tiendas y marcas que se dicen sustentables. Una marca que se promociona de esa manera no es sustentable, sino que es una característica de la “fast fashion”. Aprende a remendar tu ropa. Alargas la vida útil y además evitas daños en caso de que quieras hacer trueque.

Coronavirus19.jpg