0248-5210096

Fuente: www.lapatilla.com

(Waka Noticias. Puerto Ayacucho, 18/03/2020).- Al menos 39 periodistas fueron agredidos físicamente mientras cumplían con su labor profesional. Los responsables de las agresiones sufridas por los periodistas, fueron los grupos de civiles afectos al régimen de Maduro, funcionarios civiles de seguridad y cuerpos policiales.

El Colegio Nacional de Periodistas seccional Distrito Capital dio a conocer el balance de agresiones a periodistas y medios correspondiente al período enero-febrero de este año 2020. Según el balance elaborado por el Observatorio de Seguimiento de Agresiones a Periodistas y Medios del CNP Caracas, se registraron 39 agresiones físicas a periodistas, 4 detenciones arbitrarias, 7 casos de hostigamiento, 5 de intimidación, 5 robos de equipos de trabajo y 2 robos de documentos personales.

Las agresiones a periodistas y medios dificultan el ejercicio del periodismo en Venezuela, siendo parte de una política de Estado que busca silenciar el derecho a la información y opinión. Entre enero y febrero de este año ocurrieron 39 agresiones físicas a comunicadores en el desempeño de su labor profesional, dijo Edgar Cárdenas, Secretario General del ente gremial.

Los hechos ocurridos en el aeropuerto de Maiquetía y en el barrio La Paz de Barquisimeto, donde los colegas periodistas y demás trabajadores de la prensa fueron golpeados, asediados y perseguidos por civiles afectos al gobierno de Maduro, frente a una actitud cómplice de los organismos de seguridad del estado; demuestran la intolerancia de quienes no creen en la libertad de prensa, ni en la Democracia, aseguró el dirigente gremial.

“Los cuerpos de seguridad y los grupos civiles oficialistas, con sus actuaciones, atentan contra el sagrado deber de informar que tenemos los periodistas, desconociendo la vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, así como de la Ley de Ejercicio del Periodismo”.

En los últimos días ha surgido una nueva modalidad de ataque contra la prensa libre; funcionarios del alto gobierno a través de los medios de comunicación propiedad del Estado Venezolano, amenazan e incitan a agredir a los periodistas. “El caso del Colega Edward Rodríguez, quien fue amenazado por el Presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, es prueba de ello”.

El gremio periodístico tiene que cumplir con el deber de mantener al pueblo informado, por ello, más allá de ser un atentado contra las libertades de expresión, información y prensa; es un acto criminal contra los periodistas quienes, ejerciendo su profesión, constantemente son agredidos por autoridades y grupos civiles afectos al gobierno madurista.